Dedicado a Andreu (ULAP2) que supo captarme con simpatía y devolverme una sonrisa. A todos los que seguís en mí, aunque Dios os haya robado.A Dani por quererme.A Jordi (programador-web.com) por remodelar mi fachada. A Sergio por ser mi mejor amiga. A Papa y Mama por hacerme.

December 11, 2005

Sábado, 10 de Diciembre

De la categoria: Diario — admin @ 1:42 pm

Un sábado en el que me levante tardé, a eso de la 1:30 del mediodía, culmen de una mañana Saturnina dentro de mi dormitorio con las persianas bajadas a cal y canto, no sabía ni que día había fuera de allí, aún estaba haciendo el amor en mi cama, sin prisas y con expectativas de levantarme después a comer.
Al hacerlo siempre consigo desconectar por unos momentos del sentimiento de tristeza que me invade esta temporada, distanciarme de mis preocupaciones y de todo a lo que habitualmente dedico más tiempo que a mi propia vida es a buen seguro una medicina para mi mente cansada.
Amo a Dani, ya paseamos por la vida 6 años juntos, bajo nuestra convivencia ha habido buenos y malos momentos, pero pese a todo, ahí estamos, fusionándonos.
Nunca dejamos en estas 6 primaveras de cariño, de excitarnos mutuamente, nuestras feromonas siguen bebiendo juntas, y continua existiendo una complicidad con nuestro cuerpo y mente cada día que lo hacemos, como al principio. Seguimos siendo buenos amantes a pesar de nuestra larga relación de pareja y a nuestro roce día a día. Lo conocí en una época un tanto tumultuosa de mi vida sexual, donde yo era un prostituto gratuito, borracho de soledad y drogadicto de un abrazo. Cuando ya pensaba que mi vida amorosa no iba a partir nunca, apareció Daniel, 11 años menos viejo, colmándola de amor, compañía, devoción y ternura. Así ha sido todo este ciclo, que evidentemente se ha ido limando y puliendo, con el pasar del anciano Dios Cronos, el dios del tiempo. Ahora ya no nos llevamos tan bien, discutimos mucho más a menudo, ya no estamos todos los días pegados, él ha madurado, y los sablazos de la vida nos han afectado a ambos, pero seguimos unidos, y seguiremos, porque a pesar de todo, nos queremos. Y cada noche siempre dormimos abrazados en postura fetal, y encajo mi cuerpo en el suyo como dos fichas de puzzle y el tiempo para. No existe nada más que amor, y sus latidos, que apoyando mi cara sobre su espalda escucho hasta que me quedo placidamente dormido.

Hoy nos levantamos tarde y calenté la comida del día anterior: espinacas con bechamel y albóndigas de carne. Me he vuelto a saltar mi dieta, la cual llevo a raja tabla desde Junio súper visionada por mi dietista y entrenador personal José Ramón. Pero es que últimamente mi cuerpo me pide comer cosas ricas, me pide estimular el placer del paladar y me incita a olvidarme de tener cuadraditos en el estomago o de sacar "chichiñas"… será que me falta alguna vitamina, que estoy hasta los huevos de la dieta o será por mi ansiedad, desde la enfermedad de Gloto, mi gatita, que habiendo padecido un tumor maligno de mama hemos tenido que extirparle toda su cadena mamaria, con un postoperatorio horroroso, seguido de la muerte de mi gato Manchitas, de mi perra Basi y de mi periquita Hilarita, que tanto y tanto los amaba, y que tanto hecho de menos. Para mi son como mis hijos.
Será porque Dani acaba de perder a su padre, hace apenas dos semanas y también esta destrozado, una terrible perdida de un estupendo hombre de cincuenta y pico años al que él adoraba y admiraba. Se lo ha llevado el cáncer y este pasado mes de Noviembre ha sido una angustia vital entre la vida y la muerte para él y toda su familia, en la cual me incluyo. Por eso digo que la vida nos ha sableado a conciencia a ambos, y que es normal que tenga ansiedad, después de todo lo que he vivido en estos meses, no soy de piedra, y mi alma no aguanta más desgracias, ni una más.
Cuando tuve a finales del mes pasado que ir al hospital y estar todo esos últimos días allí metido mañana, y tarde a su lado, o cuanto tuve que sacarlo del brazo del cementerio, tirando de él de entre la gente, porque se deshacía en llantos, chillidos de dolor y de angustia delante de la tumba, reviví segundo a segundo la muerte de mi padre, y los llantos de mi madre y de mi familia hace ahora 4 años.
Mi padre entró en urgencias por un brazo roto en un accidente de coche de un medio día de Abril, cogió un virus hospitalario gratuito por gentileza de la Sanidad y ya no salio de allí… duro un mes de desinformación, angustia, negligencias de carrera con pinceladas de cultos vocablos doctorados y una eternidad de vida vivida en el hospital de todos nosotros. Murió como uno de sus peces fuera del acuario, ahogándose. Acabo su vida conectando a dos maquinas, "dicen" que dormido sin dolor, ¿que van a decir?.
Mi madre no quiso denunciarlo, según ella por no querer remover el dolor. Ya nadie podía devolverlo a la vida.

• • •
 

No Comments »

No comments yet.

RSS feed for comments on this post. | TrackBack URI

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

Next Page »