Dedicado a Andreu (ULAP2) que supo captarme con simpatía y devolverme una sonrisa. A todos los que seguís en mí, aunque Dios os haya robado.A Dani por quererme.A Jordi (programador-web.com) por remodelar mi fachada. A Sergio por ser mi mejor amiga. A Papa y Mama por hacerme.

December 16, 2005

Miercoles, 14 de Diciembre

De la categoria: Diario — admin @ 9:28 pm

Tengo la sensación últimamente de que me va a pasar algo, estoy husmeando un hecho importante en mi vida, pero no consigo matizarlo. Es difícil describir el sentimiento con el que me despierto cada mañana, similar a cuando tienes que levantarte para ir al examen del carnet de conducir, sabiendo que ya lo vas a aprobar. No es un presentimiento de algo malo, pero si de algo importante. Escapo de consultar las cartas o cualquiera de mis oráculos, es curioso, pero me espanta conocer mi futuro, prefiero cultivar el amor a lo imprevisto.
Aún así, cuando va a ocurrirme algún acontecimiento destacable, no cesan los libres e independientes presentimientos. Vienen con el paquete al nacer brujo.
Recuerdo cuando en el Castillo presentí en todo momento que iba a llegar a la final del concurso, esto no podía comentarlo evidentemente, porque sonaría vanidoso, pero lo supe desde casi la primera semana.
Mi táctica en el concurso fue tratar de ser equilibrado, discreto, y sobre todo ser lo más natural posible, sabía que en medio de tanto show lo que destacaría por su ausencia sería la humildad, la honestidad y la sinceridad.
Con lo cual exteriorice lo máximo mi lado más humano y exploté mis dudas para acercarme al público y dar justo esa imagen.
En las galas tenía solo una hora y media para destacar de un grupo de chillones compañeros televisivos con afán de protagonismo, con lo cual decidí arremeter al principio contra el jurado para presentarme, y una vez ganado el puesto de centro de diana, lo usé para serlo de la cordura.

No hice nada que no considerase que debía hacer, y mi táctica se acentuó, cuando me percaté claramente de que allí todo el mundo estaba fingiendo delante de las cámaras una imagen constantemente pensada, y grabada. Algunos acaparaban el argumento del programa con su retórica del pasado, y estaban interpretando como un cutre culebrón de sobremesa. Sabía que la táctica tenía que exagerarse y preparé a un cariñoso y adorable compañero, que se acercó uno a uno, para observar todos los puntos flacos de mis rivales.
Una vez visto el enemigo, ataqué y me deshice uno a uno, o dejé que lo hiciesen por mí. Algunos cayeron por su propio peso, otros no hubo más que empujarlos contra su vanidad aparatosa.
Pero hubo momentos de mucha tensión allí dentro, un día incluso me tire en mi cama a llorar como Magdalena, porque me sentí muy mal cuando mis compañeros me instigaron por sugerir al señor del Castillo no ponernos tanta bebida, aconseje que no hubiese un mueble bar, como había dentro los terráqueos del mundo, ya que algunos no paraban de beber, y realmente creía que estábamos dando una imagen bochornosa de nuestro oficio, ellos lo tomaron a mal, me sentí francamente incomprendido y muy solo allí dentro.

Yo no estoy en contra de cogerse un pedo de vez en cuando, en absoluto, he bebido muchas veces en mi vida, y he fumado muchos porros, pero sí estoy en contra de estar todos los días bebiendo, día y noche desde las 5 de la tarde, hora donde ya nos papábamos dos botellas de cava, en un programa de tv a nivel nacional. Cierto es que el cava me encanta y se ha convertido en mi debilidad, pero más de uno seguía y seguía empinando el codo “vaciando al mundo”, y vaciando la botella de whisky y ron, o lo que encontraba.

Para todo hay un día, o dos…. una noche yo mismo me empiné, hice un montón de tonterías de las que ni recuerdo, fue divertido.
Fuimos a cenar fuera, nos llevó el buen degustador de los placeres de la vida: Juan Sebastián Darbó junto con el equipo del reality a conocer “la casa de la Magia” del gran ilusionista, mago: Xabi, una persona digna de intimar, llena de recuerdos de buenos momentos con media tierra de las vanidades. El primer hombre que condujo un coche con los ojos completamente vendados. Un catalán muy especial, al que se le escaparon, años después, aquellos mismos ojos detrás de mi amiga Leevon Kennedy.
Luego nos llevaron en un transporte privado al “restaurante de los horrores” en Barcelona donde había unos monstruos súper bien caracterizados, algunos terriblemente macabros y otro increíblemente guapo y sexy…Quien se dejase comer por aquel camarero semidesnudo y con cara de dominante…

Esa noche lo pasé muy bien, hacía días que me sentía muy solo, echando muchísimo de menos a mi pareja, y me dio un bajón muy grande de animo, estaba triste y me sentía confundido.
Esa noche llegamos todos cantando un poco cargados, entre los cuales me incluyo, yo estaba muy alegre, primera borrachera de mi "mente prodigiosa".

La segunda fue cuando ya acabó todo el concurso, y ya aglomeramos las maletas para irnos. Ya solo sobrevivimos allí dentro Lola, Leevon, Astyaro y yo.

Fue tristísimo ver como recogían la enorme casa en la que había vivido un mes y medio, todo se desmontaba a pedazos por un equipo joven de más de 80 personas de atrezzo, iluminadores y técnicos, en cuestión de minutos el Castillo iba siendo devorado por la nada, a cada pieza que recogían o desinstalaban perforaban un recuerdo, preferí no seguir mirando la muerte y descomposición de un precioso, honorable, y majestuoso castillo, di marcha atrás, y abandoné mi último segundo en aquel sueño.

Como homenaje nos llevaron a cenar a un restaurante de Barcelona con un diseño muy industrial, emulando una fabrica. Recuerdo que sus cuartos de baño, tenían unos inodoros en los que daba "no se que" mear, de tanto diseño, y con tantos espejos, te veías el pene reflejado en todas partes, ideales para practicar el onanismo.

Lola no quiso venir a esta cena de despedida, estaba indignada por no haber ganado, y se fue derechita al hotel conjurando en hebreo mezclado con velas negras. Leevon se encontraba fatal y también se fue a descansar. Fuimos el equipo de producción del programa, mi mecenas y respetado joven director Tinet Rubira, artífice de grandísimos programas entre ellos El puente, Operación Triunfo, etc., también vino con nosotros el enigmático actor que interpretaba al señor del Castillo, al cual por fin conocí sin mascara, Astyaro y yo. Siempre imaginábamos quien podía ser el señor del Castillo, todos lucubrábamos sin tener ni idea, hasta que esa noche esa voz penetrable se presentó.

El precioso Alejandro de producción también estaba, una bonita amistad en el medio de aquella pista de baile en “Luz de gas”, donde le regalé el colgante que llevaba puesto con esa canción de Alaska y esa borrachera que todos bailamos alrededor de una despedida, la ama de llaves, las sirvientas, las productoras, los cámaras, los realizadores, todos danzamos al ritmo de los tambores de un hasta la vista, que me llevó a amanecer en la habitación del hotel, emborronado en cohol y sin recordar nada de como había trepado hasta allí.
Lo primero que hice al levantarme de mi resaca de cava, fue beber dos vasos de agua , hacer mi maleta de vuelta a casa y lo que me recomendaron, llamar al veterano gran manager Paco Barbero, y encomendarme.

• • •
 

No Comments »

No comments yet.

RSS feed for comments on this post. | TrackBack URI

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

Next Page »