Dedicado a Andreu (ULAP2) que supo captarme con simpatía y devolverme una sonrisa. A todos los que seguís en mí, aunque Dios os haya robado.A Dani por quererme.A Jordi (programador-web.com) por remodelar mi fachada. A Sergio por ser mi mejor amiga. A Papa y Mama por hacerme.

November 21, 2006

Domingo, 19 de Noviembre

De la categoria: Diario — admin @ 2:45 am

Me he pasado todo el día de Domingo en casa, descansando, leyendo, viendo la tele, diseñando y charlando por mi Messenger con un desconocido, que la causalidad trajo a mi pantalla.
¡¡Qué zumito más rico me da mi media naranja!!! se auto bautizo como nick.
No sabía quien era, por lo que le pregunté y se presento, hablamos horas y horas de todo un poco, cada 3 minutos cambiaba de fotografía, tenía más poses que una modelo en un calendario de año nuevo.
Su cara era dulce como la de un dibujo de carboncillo, y sus ojos rasgados como los de un felino. Rubén era un chico de 19 añitos muy bien amueblados, que gozaba de una gran vida social en el ambiente gay de Málaga, padres separados y ricos, buena vida, buena educación, finos modales, amor a lo bello, sentido del arte y del ritmo que nos regala la vida, tenía la conciencia tranquila amparado en un amor de 3 meses con un hombre mayor que él que rescató de un abismo depresivo, con tan solo 19 años estaba orgulloso de estar labrando su propio camino.
Me habló, sentó cátedra, me apoyó, me admiró, me criticó, me odió, me amó, en toda una tarde de Domingo apareció como un sueño y después se esfumó.
¿Quién era?, ¿Qué hacía en mi ordenador?, a quien le importa, era bellísimo, y no sólo por fuera.
Luego volví a mi realidad y me hice la comida-cena, ya que llevaba todo el día en ayunas, estaba tan entretenido que me olvide de comer.
Después estuve viendo con Dani, varios capítulos de la primera temporada de "Aquí no hay quien viva", me quedé dormido en su regazo, envuelto en mi vieja manta, encima los dos del sofá “rojo sangre” de nuestra sala, completamente acurrucado.

Más tarde me volví a conectar a Internet, allí estaba mi espejismo, saludándome de nuevo y despidiéndome después con un arrebato de enojo y cólera, por uno de mis comentarios y alusiones, tan propios de quien no sabe nunca, nunca, nunca… estar callado.

• • •
 

No Comments »

No comments yet.

RSS feed for comments on this post. | TrackBack URI

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

Next Page »